Mucho inglés para contar que los reyes actuales de la escena de la comida callejera en Barcelona son los food trucks… y que el fenómeno se remonta a los ganaderos de Texas de finales del s.XIX. ¿Cómo? Sencillo: Texas era ya una potencia ganadera, y muchos rancheros tenían diseminadas sus reses (y correspondientes cowboys) por su basto territorio. Por aquél entonces, el tren no llegaba a todos los rincones de su geografía, con lo que los cowboys pasaban largo tiempo aislados en zonas de difícil acceso. En 1866 Charles Goodnight (ganadero) compró un vagón de tren viejo y lo llenó de alimentos en conserva y de larga duración, así como de agua y leña para permitirle cocinar allá donde fuera que sus cowboys estuviesen ¡Por fin podían tener acceso a comida caliente!

20 años después serían los trabajadores nocturnos de las nacientes grandes urbes como New York, Chicago o San Francisco los que disfrutarían de esa comida sobre ruedas 24/7 en los Night Lunch Wagons. Y en los años 50 se popularizaron las Canteens, que incorporaban ya la funcionalidad de poder cocinar en el mismo truck, aunque a un nivel muy básico, haciendo las delicias de los miembros de la US Army que se pasaban todo el día en las bases militares, sin casi servicios.

Este nuevo boom resurge, como no, en New York debido al estallido de la burbuja inmobiliaria y la recesión económica del 2007: menos poder adquisitivo, más gente en el paro…. incluso brillantes chefs, que decidieron reinventar el fast food tradicional de los food trucks en comida ambulante de altísima calidad y creatividad.

Como muchas de las tendencias que se implantan en nuestro país, este renacimiento de la comida callejera se ha trasplantado aquí, empezando su introducción en la siempre efervescente Barcelona. Asistimos al primer evento de street food en julio del 2014, con el Eat Street, y a iniciativas como éstas se les han sumado Van Van: el formato es de reunir en un evento de dos días de duración a los variados representantes de esta tendencia gastronómica, de forma regular (cada 2/3 meses) en enclaves diferentes. La tríade la aporta el ya famoso Palo Alto Market, en el que millares de personas hacen hasta una hora de cola para entrar en el recinto y degustar la comida de los food trucks después de pasear por sus espacios donde marcas de diseño y moda tienen puntos de venta pop up.

Dinos, ¿a estas alturas aún no has experimentado el fenómeno foodie por excelencia? No te pierdas sus exquisitos platos ni las propuestas de nuestros food truckers favoritos. Antes de desvelártelos… ¿cuáles son los tuyos? Y siempre pudes emprender un negocio de food Trucks con nostros. contactanos

es_ES
ca es_ES

Si continuas utilizando este sitio aceptas implicitamente el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar